La acupuntura es una técnica de equilibrio energético que ayuda a recuperar el buen funcionamiento de los órganos y la serenidad de la mente.

La medicina tradicional china (MTC) nos habla del Qí, energía que circula a través de los meridianos o canales energéticos que están repartidos por nuestro cuerpo.

La inserción de las finas agujas de acupuntura en los puntos elegidos por el acupuntor pueden ayudar a equilibrar el flujo energético, llevando Qí donde hace falta y vaciando Qí donde hay exceso, recuperando así el buen funcionamiento de los órganos revitalizando el cuerpo.

¿Cómo ayuda la acupuntura a la fertilidad?

La combinación del la medicina convencional y la acupuntura puede ayudar enormemente a conseguir el embarazo. La acupuntura da muy buenos resultados en el tratamiento de variedad de desajustes en el aparato reproductor femenino y masculino y utilizada durante la FIV, minimiza los efectos secundarios del tratamiento, apoyando al cuerpo en la eliminación de toxinas acumuladas durante las terapias de estimulación.

¿Cómo actúa la acupuntura para la fertilidad?

La principal función, consiste en aumentar el flujo sanguíneo en los órganos reproductivos y estabilizar los niveles hormonales, ayudando a incrementar la producción de esperma en hombres y mejorando el ciclo ovulatorio en las mujeres.

La introducción de las agujas en determinados puntos aumenta la irrigación sanguínea en el útero, lo cual facilita la implantación del embrión en el endometrio.

Aumenta la liberación de neurotransmisores para optimizar la comunicación entre las distintas partes del organismo.

Incrementa la producción de endorfinas, por lo que disminuye el estrés y la ansiedad.

¿Cómo es un tratamiento de acupuntura para la fertilidad?

Podemos diferenciar dos tipos de tratamiento:

Preparación para un embarazo natural: la preparación tiene una duración de entre 3 y 6 meses de sesiones de acupuntura y se reciben entre 2 y 4 sesiones al mes dependiendo de cada caso. Se revisan hábitos de descanso y alimentación corrigiendo y asesorando a la mujer para que llegue a conseguir concebir en un buen estado de cuerpo y mente.
Preparación para la FIV (fecundación in vitro): al igual que en el embarazo natural, se recomienda tratamiento previo a la FIV, entre 3 y 6 meses y entre 2 y 4 sesiones al mes. La finalidad es conseguir que el cuerpo de la mujer llegue a la fecundación en un buen estado, que esté fuerte, sana con la matriz preparada para anidar al embrión y se lleve a cabo el embarazo.

Existen diferentes artículos publicados en revistas científicas que relacionan la acupuntura con una mejora en las tasas de embarazo de los tratamientos de fertilidad. Se ha demostrado que las sesiones de acupuntura producen cambios en la presión y el flujo sanguíneo y por lo tanto en la temperatura corporal.

En el año 2008 se publicó en el prestigioso British Medical Journal un metaanálisis (Manheimer, et al) que reunía los datos de siete estudios previos sobre acupuntura y reproducción asistida.

Los datos incluían un total de 1.366 mujeres en tratamientos de Fecundación in vitro (FIV) y concluye que aquéllas que combinaron dicho tratamiento con acupuntura obtuvieron mayores tasas de embarazo y de niño en casa.

Si deseas más información puedes contactar conmigo sin ningún compromiso, pinchando aquí, te aclararé dudas y encontraremos el tratamiento que mejor se adapte a ti.